El efecto “nido” se le llama a la necesidad que tiene una madre primeriza en tener todo preparado meticulosamente para la llegada de su recién nacido. Judith, una madre soltera emprende ella sola esta bonita aventura y cuida de todos los detalles. Es una tarde de otoño y hace un día precioso, ideal para disfrutar de pequeños momentos, un te, un pastel y una relajada lectura acompañada del tímido ronroneo de las hojas al caer. La espera es dulce y impaciente. Joan no tardará en venir y tiene que estar todo a punto…

la_casa_de_fusta01la_casa_de_fusta02 la_casa_de_fusta03 la_casa_de_fusta04 la_casa_de_fusta05 la_casa_de_fusta06 la_casa_de_fusta07 la_casa_de_fusta08 la_casa_de_fusta09 la_casa_de_fusta10 la_casa_de_fusta11 la_casa_de_fusta12 la_casa_de_fusta13 la_casa_de_fusta14 la_casa_de_fusta15 la_casa_de_fusta16 la_casa_de_fusta17 la_casa_de_fusta18 la_casa_de_fusta19 la_casa_de_fusta20 la_casa_de_fusta21 la_casa_de_fusta22 la_casa_de_fusta23 la_casa_de_fusta24 la_casa_de_fusta25 la_casa_de_fusta26 la_casa_de_fusta27 la_casa_de_fusta28 la_casa_de_fusta29 la_casa_de_fusta30 la_casa_de_fusta31